Formación para la comunidad emprendedora: qué saber antes de lanzarte

viernes 18 de enero de 2019 - 08:27 WEST

El emprendimiento es un objetivo muy interesante para aquellas personas que tienen la vocación de montar su propia idea de negocio. Este deseo no solo puede nacer de la vocación, sino también del deseo de reinventarte profesionalmente en un nuevo nicho de mercado. La información es un valor muy importante para dar este paso con conocimiento de causa. ¿Qué es aquello que tienes que saber antes de lanzarte? Accede a esta formación para la comunidad emprendedora

Lo que debes conocer antes de lanzar tu proyecto

Una idea viable

Ideas puedes imaginar muchas, sin embargo, tu elección tiene que tener una entidad real, es decir, debe estar contextualizada en el marco de objetividad de la realidad misma. De lo contrario, el comienzo del negocio se torna imposible por haber seleccionado una opción que no es realista

Identifica una carencia

Toda empresa comienza con un mismo objetivo: ofrecer un catálogo de productos o servicios con los que solucionar una posible demanda del cliente que tiene una carencia específica. Por esta razón, es fundamental que identifiques esa carencia específica para poder resolverla. 

Nicho de mercado

El mercado es amplio en oportunidades, sin embargo, al elegir el nicho es recomendable que selecciones un campo con potencial de futuro y del que, además, tú tengas conocimiento. En cualquier nicho tendrás competencia, sea mayor o menor. Por tanto, observa esta competencia como un estímulo para crecer.

Ubicación del local

Dónde se encuentra situado un punto de venta es determinante para darle una mayor visibilidad. Realiza un estudio de cuál es el lugar ideal en relación con el tipo de producto en función de la demanda y la competencia. Además, también puedes valorar alternativas a la compra de un local optando por el alquiler

Forma de diferenciación

Si observas la realidad de un nicho de mercado en el que vas a competir con otros negocios, el mejor modo de posicionarte en el mercado es diferenciarte de los demás a través de una opción determinada. Cada negocio elige su fórmula. Por ejemplo, algunos emprendedores y algunas emprendedoras priorizan la diferenciación por coste. También puedes invertir en especialización, en atención al cliente o en formación para la comunidad emprendedora.

Minimizar costes

El factor del presupuesto es inherente a la puesta en marcha de un proyecto. Sin embargo, los recursos no son infinitos y, además, necesitas una vía de financiación. Es importante que hagas una gestión constructiva de los recursos. Sin embargo, también puede ser un error reducir la inversión en un pilar fundamental del negocio. 

Elección de la forma jurídica

Elige la forma jurídica que mejor conecte con la esencia misma del proyecto y con tus intereses como persona emprendedora. Solicita asesoramiento personalizado para decidir esta cuestión que es determinante. 

Marketing

Para comunicar una idea de negocio y llegar al público objetivo y potencial es necesario invertir en publicidad. Integra las redes sociales como un buen escaparate de la empresa. Además, el marketing digital también es un valor fundamental en un mercado en el que la mayoría de los clientes consultan información de una tienda o de una empresa antes de demandar sus servicios.

Eso no significa que el marketing digital desplace de manera necesaria a otras formas de promoción tradicional. Estudia las necesidades de tu negocio para concretar un plan de acción que sea específico y realista. Sin embargo, dar la espalda a Internet es un error importante porque ofrece visibilidad. Y, además, incluso los negocios tradicionales han protagonizado la transformación digital para adaptarse a los cambios que demanda la sociedad. De esto puedes deducir que no solo es importante que observes tu negocio en sí mismo, sino también, el contexto. 

 

 

 

Otras características que no debes obviar

Compromiso social

Los valores también mejoran la excelencia de aquellos proyectos que transmiten una imagen más amable ante la sociedad. ¿Qué quiere decir esto? Al montar tu idea de negocio puedes centrarte únicamente en el objetivo de la productividad, o por el contrario, puedes tener una imagen más amplia para observar en qué forma puedes hacer que tu negocio mejore el entorno en el que se ubica a través de alguna acción de compromiso social. Por tanto, observa el humanismo como una visión en tu empresa

Nunca dejes de aprender

El activo del conocimiento es un valor fundamental para la organización. Por esta razón, nunca dejes de aprender cosas nuevas, nunca cierres la puerta a la formación. No solo puedes hacerlo a través de la realización de cursos. También puedes hacerlo al adoptar una actitud autodidacta.

Lee libros, escucha a otras personas que se encuentran en ese proceso de emprendimiento, haz networking y pregunta siempre que tengas dudas a aquella persona que puede responderte. Por tanto, cultiva tu curiosidad natural para observar tu negocio desde este punto de vista puesto que, de este modo, si tú aspiras a ser tu mejor versión, también puedes aplicar esta excelencia a tu propio proyecto. La formación es la clave. 

La comunicación

Al invertir en tu proyecto no solo puedes fijarte en aspectos visiblemente observables, por ejemplo, el mobiliario del local. También existen otros recursos inmateriales que, sin embargo, son determinantes. Por ejemplo, la comunicación.

Está presente en la relación del equipo, en el diálogo interior que mantienes contigo mismo, en la colaboración con los proveedores, en las reuniones de trabajo, en los lazos con los clientes, en las redes sociales, en la publicidad y en el blog de la empresa. Por tanto, cuida la comunicación a través de los distintos canales para mejorar la esencia misma del negocio

Elección de una socia o un socio

Si decides emprender con la ayuda de otra persona, es recomendable que encuentres el perfil adecuado y que no des este paso únicamente por el miedo a hacerlo en solitario. De lo contrario, puede producirse una confrontación de intereses

Por tanto, si deseas formar parte de la comunidad emprendedora, observa la realidad de tu proyecto no solo desde que abres las puertas de tu negocio, sino también desde la fase previa en la que esta idea comienza a cobrar vida en tu mente. ¿Quieres emprender? Entonces, no ignores una de las partes más importantes de este fin: la planificación. Emprende.ull impulsa el emprendimiento a través de un servicio de asesoramiento gratuito sobre formación para la comunidad emprendedora.

 

Consulta nuestras últimas entradas al #BlogEmprende.ull

¿Difundes?