Las 10 bases principales de una buena gestión empresarial que deberías aplicar en tu negocio

jueves 13 de septiembre de 2018 - 12:20 WET

Has terminado tus estudios o estás a punto de hacerlo. Tu sueño es montar tu propio negocio, una startup con la que introducir un pie en el mundo del emprendimiento tecnológico. Pero ¿tienes los conocimientos suficientes para crear y hacer crecer tu empresa? ¿Sabes cuántas buenas ideas han terminado en fracaso por no dominar los entresijos de la gestión empresarial?

A continuación, te ofrecemos algunas consideraciones y claves para que, al llevarlas a cabo, te orientes mejor sobre el modo de emprender tu proyecto de negocio o comprometerte en su crecimiento. ¡Siempre con éxito!

Bases principales para la gestión empresarial de tu negocio

Tengas o no tengas aún tu empresa funcionando, los siguientes aspectos son puntos fundamentales sobre los que tendrás que establecer el control de la gestión empresarial.

1. Diseña tu estrategia

Y, para que tu estrategia funcione, estos son los interrogantes para los que deberás tener respuesta desde el primer minuto:

  • ¿Por qué creas tu empresa?
  • ¿Hacia dónde quieres encaminarla?
  • ¿Cuáles son los valores de tu empresa?
  • ¿Con qué principios y normas vas a funcionar?

2. Selecciona tu  target

Entre tu público objetivo se encuentran tu clientela más fiel. Aprende a definir, encontrar y segmentar. No escatimes en estrategias de fidelización. 

3. Conoce tu mercado

Este punto es imprescindible para intuir la proyección que puede llegar a tener tu negocio. ¿Qué vendes? ¿Qué demanda hay de lo que vendes? ¿Quién es y cómo se comporta tu competencia?

4. ¿Cómo vas a introducir tu empresa en el mercado ya existente?

Es importante que en este punto no dejes nada a la improvisación. Debes tener claro lo que cuesta tu producto para saber a qué precio ofrecérselo a tus clientas y clientes. En esto influirán no solo los costes de fabricación, sino el modelo de distribución y las plataformas de venta (¿tienda física, online?).

Todo ello determinará las promociones que te conviene realizar, especialmente en la fase de lanzamiento del negocio. También determinará los descuentos que te propongas aplicar y en concepto de qué, así como tu estrategia comercial y de marketing:

  • ¿Cómo darás a conocer tu producto?
  • ¿Con qué frecuencia lanzarás campañas de publicidad?
  • ¿Con qué frecuencia programarás tus visitas o contactos con proveedores/as y clientes/as?

5. Logística

Este es un aspecto fundamental en caso de que tu negocio implique la fabricación del producto: componentes electrónicos, ropa, alimentación, muebles… En todos estos casos es imprescindible que sepas en qué cantidad vas a fabricar tu producto, dónde lo fabricarás, cómo lo almacenarás, cómo lo distribuirás y cómo llevarás el control del stock.

 

 

6. La atención al cliente

Nunca estará de más que hagas alguna formación sobre el tema, o que contrates a alguien que se encargue de este aspecto fundamental.

La atención al cliente es algo más que coger el teléfono y tomar nota de pedidos o reclamaciones. También es poner en práctica la asertividad, intuir las necesidades antes de que lleguen a producirse o tomar la iniciativa y ofrecer condiciones comerciales ventajosas a tus mejores clientes.

7. Organización y estructura empresarial

Si tu proyecto como emprendedor o emprendedora no incluye a nadie más que a ti, los aspectos de la gestión empresarial relacionados con este punto serán bastante sencillos. Pero si tienes socios/as o sabes de antemano que deberás contratar trabajadoras y trabajadoras o contar con la colaboración de la comunidad emprendedora, tendrás que diseñar una estructura empresarial y funcionar rigurosamente en coherencia con ella. 

  • ¿Cuántos departamentos vas a tener que crear?
  • ¿Qué funciones desempeñará las personas que trabajen en mi empresa?
  • ¿A quién pondrás al frente de cada departamento?
  • ¿Qué grado de autonomía en la gestión y control vas a conceder a esos puestos directivos intermedios?

8. Recursos humanos

La adecuada selección de personal capacitado, motivado, competente y con una correcta formación será uno de los pilares fundamentales sobre los que asentar el éxito de tu negocio.

Las plantillas rotativas desgastan e impiden avanzar en los proyectos. Por contra, una plantilla estable y bien seleccionada facilitará que el engranaje de tu empresa, por pequeña o grande que sea, eche a rodar en la dirección adecuada.

9. Tecnología

Ya casi no hay ningún modelo de negocio que pueda permitirse el lujo de funcionar sin algún grado, por pequeño que sea, de dependencia hacia la tecnología. Para la práctica totalidad de las empresas la tecnología es una herramienta imprescindible en el desempeño de algunas, si no todas las actividades:

  • Labores administrativas.
  • Diseño del producto.
  • Gestión de recursos humanos.
  • Transporte.
  • Estrategia comercial.
  • Canales de distribución.
  • Sistemas de comunicación.

10. Estudio económico – financiero

Esto es una obviedad, pero todas las empresas se crean para ser rentables, obtener beneficios y poder financiarse y reinvertir adecuadamente.

Así que, desde el inicio, te conviene dejar en manos de expertos la supervisión de todas las actividades. Así podrán desarrollarse en un justo equilibrio y evitarás que tu flamante barco se vaya a pique antes de tiempo.

De igual manera, es importante que conozcas previamente los conceptos financieros clave.

Bases principales para el crecimiento de tu negocio

Solo estarás en disposición de afirmar que tu empresa está creciendo cuando no tengas dificultad para mantener su actividad y generar un excedente. Y para que eso ocurra, tendrás que apuntalar bien los siguientes pilares:

  • La fidelización de clientas y clientes.
  • La afirmación de tu liderazgo.
  • La automatización de todos los procesos que puedan ser asumidos por la tecnología.
  • El establecimiento de rigurosos controles de calidad.
  • Un adecuado asesoramiento o formación en financiación y toma de decisiones financieras.
  • Establecer las alianzas estratégicas adecuadas para el afianzamiento de tu negocio.
  • Tener un profundo conocimiento de las vulnerabilidades de tu empresa que te permita realizar una adecuada evaluación de riesgos y estrategias de prevención.
  • Ser capaz de innovar.
  • Contar con un excelente equipo comercial.
  • Aprender a delegar.

El perfil de emprendedor o emprendedora de éxito, necesariamente, lleva aparejada una clara vocación de trabajo, sacrificio e innovación, así como una buena gestión empresarial que te hemos demostrado hoy. La creación de un negocio no puede asentarse únicamente en la materialización de una buena idea, sino que debe contar con unas imprescindibles bases desde su inicio. Pero, además, también debe poder mantenerse y crecer en el tiempo.

En Emprende.ull conocemos todas las herramientas sobre las que asesorarte para tu proyecto de negocio. No dejes que esa buena idea no llegue a triunfar. Ponte en contacto con nosotras y te ayudaremos a aplicar todas estas bases de la gestión empresarial.

Consulta nuestras últimas entradas al #BlogEmprende.ull

¿Difundes?