Cómo empezar un negocio: primeros pasos para no tirar la toalla desde el principio

miércoles 04 de abril de 2018 - 10:32 WET

Cuando decidimos empezar nuestra carrera como emprendedora o emprendedor, es el momento en el que empiezan a surgir las primeras dudas sobre cómo empezar un negocio, desarrollar un proyecto o idea empresarial. 

Hoy queremos empezar a resolver estas dudas ofreciéndote toda una guía al respecto. ¡Toma nota!

Cómo empezar un negocio: guía para crear una empresa exitosa

Marcar un estilo, planificar nuestra vida según nuestras pretensiones, independencia económica, libertad para la toma de decisiones… Las bondades del emprendimiento
invitan a lanzarse a la aventura, aunque, reconozcámoslo, el riesgo de tirar todo por la borda por un detalle que se nos escape propicia nuestra reticencia. Incluso siendo valientes, nos rendimos en cuanto irrumpe en el proceso un impedimento que trastoca nuestros planes.

A juzgar por la experiencia, necesitamos saber cómo empezar un negocio sin sentirnos el punto más insignificante del sistema empresarial. Es decir, conocer las claves para pisar con firmeza en el arduo camino que supone crear una empresa.

Para iniciar esta travesía con más de un escollo, es necesario absorber esta serie de pautas que nos harán ver el horizonte con más seguridad. Vamos a hablar detenidamente de cada una de ellas.

1. Definir la idea

Quizá ya se nos encendió la bombilla hace tiempo y hemos ido perfilando el concepto de futuro negocio. Si aún no tenemos claro cuál va a ser el protagonista de nuestra posible dedicación, tendremos que ejercer de visionarios, pero con argumentos que tengan sustento. Para eso, será necesario realizar un estudio de mercado que identificará qué producto no está cubierto aún.

Pese a lo que podamos imaginar, no está todo inventado, pero, si no encontramos ese vacío, optaremos por un servicio ya presente.

¿Y qué podemos ofrecer para superar a esas otras compañías con las que competiremos? Tendremos entonces que pensar en un extra que mejore sus ideas. Un truco para acelerar esta reflexión es consultar directorios de emprendedores en internet que nos pongan sobre la pista.

Pero, por encima de todo, hemos de decantarnos por un negocio acorde a nuestra vocación. Por ejemplo, si las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones son nuestra pasión, el emprendimiento de base tecnológica nos pondrá las cosas más fáciles.

Y, para dar el primer paso y aclarar dudas sobre cómo empezar un negocio, siempre podrás contar con el asesoramiento del equipo de técnicos profesionales con el que contamos en Emprende.ull.

2. Evaluar si la idea puede materializarse

En esta fase hemos de demostrar que el negocio que empieza a germinarse en nuestra mente cuenta con posibilidades de ser real.

Para tener la certeza de que es así, deberemos definir nuestro modelo de negocio y llegar a la conclusión de si nuestra futura empresa será rentable o todo lo contrario. Para ello, analizaremos de manera más exhaustiva los puntos que ya tocamos en el apartado anterior como el análisis de la competencia o la definición de nuestra estrategia de marca.

Se trata, en definitiva, de un boceto para conocer la factibilidad de nuestra compañía, realizando, además, una estimación de los recursos que necesitamos para ponerla en marcha. Un consejo para que la balanza se equilibre a nuestro favor es buscar socios/as dentro de la comunidad emprendedora en los que podamos confiar y que compartan nuestros objetivos.

Por otro lado, elaborar nuestro plan de negocios resulta fundamental para arrancar con el siguiente punto: la búsqueda de financiación. Y es que, si no contamos con capital propio, tendremos que convencer a nuestros posibles mecenas, quienes nos pedirán esos detalles.

3. Conseguir financiación

En primer lugar, minimizaremos los gastos tanto como podamos. Tirar la casa por la ventana en primera instancia puede resultar arriesgado. El sobreendeudamiento no parece buen compañero de viaje. Si ya hemos acudido a amigos/as y familiares y no nos queda más remedio que recurrir a una entidad financiera en busca de capital, no debemos conformarnos con la primera opción.

La comparativa se antoja necesaria en este caso. Elegiremos la alternativa que nos brinde tasas de interés más bajas y nos prometa más facilidades de pago. También debemos contemplar las ayudas y subvenciones que otorgan las administraciones del Estado, ya sean autonómicas o locales, y las procedentes de otros organismos públicos. Otra posibilidad para conseguir el capital que necesitamos es acudir a inversionistas, aunque esta opción comporta más dificultades.

4. Elegir el nombre

La elección del nombre de nuestra empresa es otra de las dudas que nos surgen a la hora de plantearnos cómo empezar un negocio. Es algo, además, que nos llevará tiempo decidir.

Se trata de una denominación que marcará nuestro devenir y el de nuestro producto. Será nuestra carta de presentación, con lo que resulta imprescindible elegirlo con cabeza.

Posteriormente, tendremos que inscribirla en los registros públicos y escoger el régimen tributario al que nos vamos a acoger para pagar nuestros correspondientes impuestos.

5. La constitución legal

Ya tenemos la idea y el dinero para poner en marcha nuestra empresa. Ahora, es el momento de fundar nuestra compañía, un requisito obligatorio si queremos continuar con el proceso. Para ello, tenemos que determinar si vamos a hacerlo como persona jurídica o como persona natural. Escogeremos el tipo de empresa o sociedad que nos convenga más.

Este papeleo nos puede dar más de un quebradero de cabeza, así que si no estamos seguros de si estamos cumpliendo con todos los requisitos, lo más sensato sería acudir a profesionales que nos asesoren sobre la materia. Recuerda que el equipo de Emprende.ull dispone de los recursos y la información necesaria para constituir tu empresa o negocio. 

6. La adquisición de la licencia

Cuando nos planteemos cómo empezar un negocio, es importante tener en cuenta que habrá papeleo (y mucho) de por medio.

Un trámite obligatorio para abrir nuestra compañía es la licencia de funcionamiento. Para ello, deberemos acudir al ayuntamiento de allí donde esté situada nuestra empresa físicamente, y entregaremos entonces la documentación requerida.

En este caso, en la web del consistorio en cuestión nos informarán, seguramente, sobre los papeles ineludibles para cumplir nuestro sueño. Una vez que se compruebe que todo el papeleo está en regla, tendremos que rellenar la solicitud para esta causa y realizar el pago que corresponda.

7. La ubicación

Buscar la sede de nuestro negocio supone otro paso forzoso en este proceso. Quizás incluso podemos emprender desde nuestra casa. En ese caso, no hay más que hablar.

Si, por el contrario, necesitamos un local, no debemos caer en el error de establecer nuestra oficina en un lugar poco transitado, simplemente por ahorrarnos más en alquiler. Aquí hacemos buena la manida frase “a veces, lo barato sale caro”. En este caso, habrá que valorar alternativas dispares y decantarse por la opción más rentable en todos los sentidos.

A partir de aquí, deberemos rodearnos del equipo adecuado. Personas comprometidas, dispuestas a esforzarse tanto como nosotros para alcanzar el éxito.

Ya te hemos dado las pinceladas para saber cómo empezar un negocio y qué pasos debes empezar a dar si lo piensas. Es hora de poner estas ideas en práctica.

¿Qué te ha parecido este post? ¿Quieres formar parte de nuestra comunidad emprendedora?

¿Difundes?