Cómo buscar ayudas para emprender un negocio

martes 22 de enero de 2019 - 13:29 WET

Al comienzo de un proyecto de emprendimiento es inevitable que toquemos, aunque solo sea informativamente, las máximas fuentes de financiación. Por ayudas para emprender un negocio entendemos aquellas partidas económicas destinadas por instituciones públicas a fines de promoción económica y social.

En muchos casos representan un impulso decisivo en el arranque de una iniciativa empresarial. Es decir, los recursos que tienen origen distinto al capital aportado por los promotores o los conseguidos en el mercado del crédito.

Cómo organizar la búsqueda de ayudas y subvenciones

Resulta poco menos que imposible recorrer al detalle y por completo las iniciativas puestas en marcha para apoyar la creación de nuevas empresas. Las encuentras para fines determinados aplicadas a un gran número de sectores económicos y aparecen distribuidas territorialmente por iniciativa de distintas Administraciones públicas.

También aparecen en órganos de distintas Administraciones y, además, algunas atienden de forma particular a los proyectos de colectivos especiales necesitados de protección.

Las palabras “ayuda” y “subvención” suelen emplearse de forma indiferenciada, pero existe entre ambas una sutil diferencia. Mientras que las ayudas se centran en la figura del promotor para favorecer su iniciativa económica, las subvenciones van dirigidas a actividades específicas.

También en las ayudas es costumbre que se dé una concurrencia de candidaturas existiendo una selección posterior. Las ayudas se conceden por criterios de mayor necesidad hasta agotar la partida presupuestaria destinada a ese objetivo.

Las subvenciones, por su parte, son más abiertas y se conceden más universalmente a los que cumplan determinadas condiciones. Siempre están circunscritas a unas condiciones que aseguren la viabilidad económica para las cuentas públicas.

Ayudas y subvenciones, más allá de tipologías, presentan las siguientes características comunes:

1. La concesión se gestiona administrativamente aplicando las bases y los principios generales de Derecho administrativo. La discrecionalidad de una respuesta negativa no se modifica porque alegues ejemplos de casos similares o precedentes. En cada ayuda o subvención las posibles reclamaciones debes dirigirlas exclusivamente a las bases de cada convocatoria.

2. La cuantía de ayudas y subvenciones no puede ser mayor que el importe global de un proyecto. La proporcionalidad entre la cantidad recibida de las Administraciones públicas y el capital aportado por emprendedores o emprendedoras es relevante. Al mismo tiempo, hay que considerar que los bienes mejorados por una ayuda o subvención, que no estén sujetos a una amortización por uso, pueden adquirir limitaciones temporales en su capacidad de venta o enajenación.

3. Las bases de cada convocatoria tienen elementos comunes. Definen de forma precisa la naturaleza de la ayuda o subvención y las condiciones que deben cumplir los proyectos presentados. Precisan la documentación requerida y los plazos de presentación y resolución. Concretan la cuantía que puede llegar a recibirse y los límites aplicables según las características del proyecto emprendedor.

4. La concesión está sujeta a un procedimiento administrativo. La motivación de la resolución derivada de la solicitud solo atenderá criterios objetivos de valoración y baremo. Nunca van a manifestarse motivaciones ajenas a las propias bases de la convocatoria.

 

 

 

Tipos de ayudas y subvenciones interesantes en emprendimiento

Podemos hacer un recorrido por el amplio abanico de posibilidades al establecer estos tipos de ayudas y subvenciones:

En atención a las circunstancias personales del promotor

Son varias y poco vinculadas entre sí. El pago único de la prestación por desempleo a nivel contributivo es una alternativa bastante común. A su vez, el paso de ser trabajador por cuenta ajena a autónomo se facilita con esta medida. Es interesante, sobre todo, cuando la cuantía de la prestación en pago único es significativa a la hora de emprender una nueva actividad. También está sujeta a iniciar la actividad como autónomo en un mes a contar desde la recepción de la ayuda.

Debemos considerar también las ayudas para jóvenes emprendedores y para mujeres emprendedoras. Son partidas económicas que arrancan de iniciativas de las cámaras de comercio y organizaciones empresariales. A menudo, tienen una participación importante de otras instituciones públicas con responsabilidades en economía o promoción social.

Subvenciones regionales

En el caso de Canarias podemos señalar, por su importancia, estas cuatro: Innobonos, subvenciones al transporte, ayudas a las PYME canarias y programas de modernización industrial. Dependiendo del proyecto que queramos promover, este tipo de ayudas pueden considerarse o no. Con todo, el conocimiento de las mismas siempre es una buena referencia para aprender a tratar con las Administraciones públicas.

Medidas económicas

Las ayudas, a veces, pueden venir por una reducción de las cargas impositivas en determinadas condiciones. Acogerse a una medida económica siempre es un modo de prolongar la vida de los activos financieros disponibles en el arranque empresarial. Como en los casos anteriores, hay que tener muy presentes las dimensiones del proyecto que tengamos entre manos y sus características económicas.

Contratación de personal

Las ayudas para la contratación son un capítulo importante si hay una partida de activos financieros destinados a gastos de personal. La contratación laboral puede estar promocionada por medidas de descuento en las tasas de la Seguridad Social. También son frecuentes los programas destinados a la capacitación profesional de estudiantes de módulos de formación profesional relacionados con la actividad desarrollada. Pueden suponer ahorros importantes que deben estudiarse con detenimiento.

Programas específicos

Existen programas de promoción económica apoyados por fondos de la Unión Europea. En el caso de Canarias, resulta especialmente interesante Horizonte 2020 que, según su propia presentación, se define como “el programa que financia proyectos de investigación e innovación de diversas áreas temáticas en el contexto europeo”. Los proyectos ideales para esta clase de ayudas son aquellos con un fuerte carácter innovador o de desarrollo de investigación.

Apoyo informativo y asesoramiento

El trabajo previo antes de poner en marcha un proyecto de empresa es largo y laborioso. Requiere gran paciencia y sentido de la organización. Hay que procesar volúmenes importantes de información y valorar con un criterio fiable dónde merece la pena detenerse y ampliar conocimientos con más información.

La labor de asesoría y mediadora entre instituciones y público en general es un apoyo de gran valor. Desde la Fundación General de la Universidad de La Laguna estamos a disposición de cuantas iniciativas surjan sobre emprendimiento. Hemos adquirido una gran experiencia en aplicar ayudas para emprender un negocio. No dudes en ponerte en contacto con nosotros para aclarar las dudas que te aparezcan en el camino de lanzar tu propio proyecto.

 

Consulta nuestras últimas entradas al #BlogEmprende.ull

¿Difundes?