Claves para analizar tu cuenta de resultados

miércoles 28 de noviembre de 2018 - 15:17 WET

Una cuenta de resultados es más importante de lo que en principio puedes llegar a pensar. Porque, aunque parece otro de los múltiples términos financieros, en realidad de lo que hablamos es de las ganancias reales de una empresa. Es importante saber si tu empresa gana dinero, ¿verdad? Vamos a averiguar cómo.

¿Qué es una cuenta de resultados?

En este documento económico se incluye el cálculo y la explicación de los resultados de operaciones ordinarias de un negocio durante el llamado ejercicio contable, y permite conocer si, a la finalización del mismo, la empresa tiene pérdidas o beneficios y cuáles son sus causas.

De todo el proceso contable, la cuenta de resultados es uno de los productos más importantes en materia de gestión empresarial, con independencia del tamaño de la empresa. Por todo ello, aunque no seas una  persona experta en finanzas necesitas saber analizar tu cuenta de resultados para tomar las mejores decisiones que necesita tu negocio.

¿Para qué sirve la cuenta de resultados?

Como ya hemos dicho, es el estado financiero de tu empresa. Tiene un objetivo fiscal y da fe de la rentabilidad de tu empresa, lo cual es extraordinariamente importante si estás buscando posibles inversores.

¿Cuándo se debe realizar la cuenta de resultados?

La cuenta de resultados, junto a la memoria y al balance, forma parte de las cuentas anuales. Estas cuentas contienen toda la información financiera y contable relacionada con la empresa que pueda llegar a ser de interés para el Estado, accionistas, inversores o cualquier agente, bien sea externo o interno a la compañía.

Estos números deben realizarse como máximo tres meses tras el cierre anual de los ejercicios y deben ser aprobados por la Junta General en un plazo no superior a 6 meses desde el cierre del mismo.

Es obligatorio presentar las cuentas de cada año en el Registro Mercantil. Esto quiere decir que solo es obligatorio que elabores este documento una vez al año correspondiendo al cierre anual del ejercicio.

 

También es importante tener en cuenta el entorno actual en el que se mueven la mayoría de las empresa, que se ve afectado por diversos factores externos y pueden incidir tanto en los costes como en las ventas de una empresa. Esto hace que sea beneficioso realizarlo cada mes.

Estructura de la cuenta de resultados

Has de tener en cuenta el sector y el tipo de empresa, ya que en función de la naturaleza de tu negocio y tus competencias, tanto el análisis de la cuenta como su elaboración pueden ser más o menos complejas.

En algunas ocasiones es imprescindible contar con la experiencia de un contable, pero siempre es fundamental contar con un programa de contabilidad que almacene y actualice los datos correctamente.

¿Qué elementos son indispensables en la cuenta de resultados?

Los siguientes cinco conceptos estructuran una cuenta de resultados:

  1. EBITDA o Resultado operativo. Este es el resultado de explotación previo a restar las amortizaciones, es decir, los beneficios anteriores a impuestos, provisiones, intereses y amortizaciones. El resultado neto lo conforman operaciones excepcionales, financieras y los impuestos sobre los beneficios.ç

  2. Resultado extraordinario. En esta ocasión hablamos tanto de los ingresos como de los gastos que no están relacionados directamente con la actividad habitual de la empresa.
  3. Resultado financiero. Como puedes adivinar, es el resultado de los gastos y los ingresos financieros. Cuando hablamos de gastos nos referimos, por ejemplo, a los intereses de los que debe responsabilizarse la empresa por préstamos, créditos o descuentos. Los ingresos son los intereses que favorecen a la empresa.
  4. Resultado neto. En caso de que el resultado antes de impuestos haya sido positivo, el resultado neto es aquello que se obtiene al deducir los impuestos sobre beneficios.
  5. Resultados de explotación. Este resultado es el que se genera debido a la actividad habitual de un negocio. Es decir, a los ingresos les restamos los gastos habituales de explotación, incluyendo las amortizaciones.

¿Cómo analizar la cuenta de resultados?

A continuación conocerás 8 claves fundamentales para aprender a analizar una cuenta de resultados.

1. Si quieres tener información para poder gestionar tu negocio, es importante diseñar tu propia cuenta de resultados teniendo en cuenta el sector en el que opera y el tipo de empresa.

2. Compara el margen de explotación con el de beneficio. Si restas al margen de beneficio los costes fijos conocerás el resultado de la actividad del negocio. Así podrás sacar las debidas conclusiones acerca de la productividad o gestión de la empresa. Con esta comparación sabrás si tus gastos generales son excesivos y si se comen parte de los beneficios.

3. Gracias a la cuenta de resultados sabrás si pierdes o ganas dinero. Desde un punto de vista económico es algo así como la diferencia entre los gastos y los ingresos. Esto no quiere decir que desde un punto de vista financiero tengas la suficiente liquidez. A veces los gastos o los ingresos tienen plazos de pago y cobro posteriores a la elaboración de este documento. Es decir, puedes tener diez facturas de clientas y clientes que aún no te han pagado, pero si te aparecerán en la cuenta de ingresos.

4. Para conocer la estructura de costes necesitas desagregar los gastos variables y fijos, con el mismo criterio que los ingresos.

5. Compara el resultado neto con el resultado de explotación, o lo que es lo mismo, el resultado propio del negocio después de gastos financieros e impuestos. Si tienes un negocio muy endeudado no tendrás mucho beneficio, pero eso no quiere decir que la actividad del negocio sea negativa.

6. Presenta los ingresos desagregados y no como un total. De esta forma tendrás información realmente útil para la gestión como, por ejemplo, tipos de clientes, líneas de negocio, mercados geográfico y productos o familias de productos, entre otros.

7. La clave no radica solo en saber si ganas o pierdes dinero, sino por qué sucede. Pero el modelo de cuenta de resultados que fija un plan contable no da información para este análisis.

8. Analiza el margen de beneficio. Corresponde a la diferencia entre los gastos directos, variables y los ingresos. De esta forma se obtiene el margen de beneficio por línea de negocio o tipo de cliente.

Con estas sencillas claves tienes todo lo necesario para elaborar tu propia cuenta de resultados mensual, trimestral, semestral o anual y comprobar el ritmo de tu negocio. Si necesitas asesoramiento gratuito contáctanos para que tu proyecto despegue. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

 

Consulta nuestras últimas entradas al #BlogEmprende.ull

¿Difundes?