Sergio Alonso: “Con Cataliza hemos mostrado a las empresas las potencialidades de nuestros titulados”

lunes 23 de abril de 2018 - 09:32 WET

La Universidad de La Laguna ha celebrado hoy viernes 20 de abril su Segundo Encuentro de Empresas, un evento pensado para reunir a todas las entidades que mantienen colaboración con el centro académico. La sesión de esta mañana, celebrada en el Paraninfo, se centró en las compañías con las que la institución universitaria ha suscrito convenio de colaboración para prácticas de los titulados universitarios, a través del programa Cataliza, cofinanciado por el Servicio Canario de Empleo.

Galería de imágenes

En su tercera edición, este programa, gestionado por la Fundación General, ha posibilitado que 220 jóvenes que acababan de obtener su titulación disfrutaran una primera experiencia profesional, con tutorización y formación específica para mejorar sus habilidades en entornos laborales. El éxito de esta iniciativa se está haciendo visible, ya que un 60% de los titulados que han participado en él tiene ya su primer empleo.

Así lo ha atestiguado hoy el director del Servicio Canario de Empleo, Sergio Alonso, quien coincide además que fue el director de esta propuesta cuando era en su día director gerente de  la Fundación General de la Universidad de La Laguna. “Tardamos muchos meses en convencer a la administración,  sabíamos que era un buen proyecto y además teníamos el convencimiento  de que si las empresas no contrataban a más universitarios era porque no los conocían”.

Tanto el vicerrector de Relaciones con la Sociedad, Francisco García, como el actual director gerente de la Fundación General, Julio Brito, recalcaron la importancia de las prácticas de formación en centros de trabajo, “que ayudan a aprovechar el talento que tenemos en Canarias y que ha ofrecido al tejido productivo de las islas nuevas capacidades de innovación”.

Hoy, el programa Cataliza ha recibido reconocimiento europeo y ha sido señalado por el empresariado canario como una acción muy positiva. Sus responsables añadieron que este es el modelo al que hay que tender, una formación dual que permita compaginar teoría y práctica. “Es un claro ejemplo de transferencia de talento, y ha tenido un destacado impacto para la economía de Canarias, dado que son las pymes y las micro pymes las que generan empleo y movimientos transformadores del tejido productivo. Los grandes cambios vienen de la colaboración entre entidades, de las complicidades entre agentes públicos y privados, porque nosotros no podemos hacerlo solos”.

La sesión, a la que asistieron cientos de alumnos participantes en el programa, se completó con la conferencia ofrecida por Alfonso Alcántara, creador del portal yoriento, orientador laboral y referente en el uso de las tecnologías para la búsqueda activa de empleo y la promoción personal.

Alcántara habló de los que a su juicio son los cinco talentos necesarios para convertirse en los profesionales que quieren las empresas. El primer talento que hay que cosechar es la especialización, de tal modo que sea difícil de reemplazar. “Especializarse es decirle al mundo lo que puede esperar de ti. El mercado de trabajo quiere gente súper especializada, y de hecho se pierden oportunidades cuando no eres especialista en nada”. El experto agregó que las buenas oportunidades salen solas, no las buscamos nosotros, pero hay que estar que estar ahí, preparado. “Hay que ser bueno en algo”.

¿Cómo nos especializamos? Con las competencias, se respondió, porque las profesiones cambian pero las competencias permanecen. “La clave de las competencias es ser alguien tan apasionado por algo que todos los detalles le interesan. Los que tienen competencias especializadas pueden negociar en las empresas, mientras que el resto no”, repuso.

Para el conferenciante las competencias pueden dividirse en competencias operadoras, que se puedan aprender siguiendo un procedimiento;  competencias organizativas, de forma que se termine lo que se empieza; competencias sociales de venta y colaboración, porque un buen profesional es humilde, dijo. “Todos necesitamos gente, trabajar con las personas”; y, también, las competencias STEAM relacionadas con ingeniería y tecnología. Hay gente que tiene tan claras sus competencias que se está produciendo el fenómeno del reclutamiento inverso, con personas que exponen su perfil para que las empresas les llamen. “La polivalencia no es saber un poco de todo, sino dominar dos competencias que permitan aterrizar en muchas cosas”.

El tercer talento descrito por Alcántara fue la conexión. “Estar en Internet es barato, pero no estarlo te puede salir caro”, aseguró. Lo clientes buscan empresas que estén conectadas. Con todo, afirmó que “no hay que buscar tantos seguidores, sino conectores, gente influyente en tu sector”. En este punto se detuvo en la importancia del posicionamiento, “la potencialidad de que puedas ser encontrado y, después, que tu marca personal atraiga”.

El cuarto talento es la marca personal, es lo que queremos vender. “Marca es estar en la mente de los clientes que quieres que te contraten, porque gana la oferta que mejor se presenta”. Hoy la marca personal se ha democratizado, y de hecho cualquiera puede vender su marca online. Por eso el experto abogó  por mostrar en los currículos no lo que se sabe, sino lo que se hace, ofrecer pruebas de ello.

El quinto reto es la efectividad. El ponente aclaró que los fracasos ayudan a curtirnos, pero solo se crece son los éxitos. La mejor técnica es la que funciona, depende del sector, y por eso es tan importante el asesoramiento. “Hay que trabajar en lo que se pueda, pero perseguir lo que se quiera, aunque sea un minuto al día”, concluyó.

[Nota cedida por la ULL.]

¿Difundes?