Existen muchos artículos, libros, vídeos,… sobre Lean Startup. Sólo tienes que buscar en Internet y en unos minutos sabrás en qué consiste esta metodología. Puedes hacer eso o seguir leyendo nuestro blog.

En pocas palabras, Lean Startup es un método que permite lanzar modelos de negocio y productos/servicios aplicando el sentido común. ¿Y esto qué significa? Pues que primero debes conocer el problema que estás resolviendo y quién está dispuesto a pagar por tu solución. Analizando, preguntando, midiendo, aprendiendo,… en ciclos iterativos que te permitirán conocer mejor a tus clientes y a tu propio producto/servicio. Siempre tomando decisiones basadas en datos.

O7A9fAvYSXC7NTdz8gLQ_IMGP1039

Es una manera de ir construyendo un modelo poco a poco, y siempre manteniendo un contacto directo con los clientes. Así reducimos la incertidumbre e incrementamos las posibilidades de éxito. Uno de los objetivos más importantes es construir un MVP o Producto Mínimo Viable. Un MVP es la versión mínima de un nuevo producto/servicio que permite recopilar la máxima cantidad de conocimiento validado acerca de los consumidores. Resumiendo, ¿para qué construir algo con multitud de funcionalidades si no sabes quién lo va a comprar? Siempre será mejor emplear tu esfuerzo y recursos en construir aquello que realmente necesita y quiere un cliente.

A pesar de que todo suena muy lógico, la realidad del día a día hace que esta visión se difumine. También es habitual centrar el foco en la idea original, sin prestar atención a la demanda de los usuarios y potenciales clientes.

 

photo-1422284763110-6d0edd657b13

 

Los motivos por los que fracasa una startup son tantos que resulta imposible nombrarlos todos. Lean Startup nació para reducir la incertidumbre e incrementar el bajo porcentaje de éxito de las startups. En launchTF empezaremos por explicarte en qué consiste esta metodología y cómo puede ayudarte a construir una base sólida para tu idea de negocio.