Algunas de las ideas principales que hemos contado en las clases de másteres de la Universidad de La Laguna

Como parte de nuestra labor, llevamos varias semanas visitando las aulas en donde se imparten clases de máster de esta Universidad. Nuestro objetivo es que los alumnos conozcan los servicios que ofrecemos en el Plan de Empleo para la Educación Superior, en especial aquellos relacionados con la aventura de emprender.

También buscamos las mejores ideas dentro de la Universidad, el talento y la motivación; si cumples estos 3 requisitos contacta con nosotros en bonosemprende@fg.ull.es o en el teléfono 922 319 713. Pero además de hablar lo que hacemos es escuchar. Los alumnos y alumnas desarrollan sus trabajos de fin de máster, así que, como técnicos en emprendimiento de la Fundación General de la ULL, escuchamos atentamente. Durante estas sesiones hemos dado algunos consejos, premisas,…- como lo prefieras definir – basados en nuestras propias experiencias emprendedoras. Son simplemente esbozos y cosas que nos resultan conocidas y familiares, pero que si no estás en este mundo de las startups tal vez no te suenen.

Comprobarás que muchas ideas pertenecen al siempre misterioso universo del “sentido común”, pero que muchas olvidamos o relegamos en favor de nuestra gran idea de negocio. Obviamente no se trata de la lista definitiva para emprender, así que esperamos tus aportaciones para lo que hemos olvidado incluir.

Prepara un discurso cautivador para contar tu idea; en la mayor parte de los casos la persona que comunica transmite inseguridad. Es bueno ensayar qué vas a contar y cómo, todo ello en solo unos minutos. Quien escucha debe entender cuál es tu modelo de negocio, que conoces el sector o mercado, que cuentas con un equipo solvente,…En definitiva, que tienes respuesta para casi cualquier pregunta que puedan hacerte. Esto se aprende con la práctica, así que….¡practica, practica!

Eres la persona que más sabe del mundo; muchas ideas suelen estar basadas en alguna tecnología. Esta semana conocimos varios proyectos que cumplían con esta característica, pero que al hablar sobre los mismos transmitían dudas. Normalmente, la persona que escucha no tiene tantos conocimientos técnicos como tú, lo que obliga a modular el vocabulario para ser entendido. Vamos, que no es necesario emplear palabrejas complicadas para destacar, más bien todo lo contrario: comunicar es un arte y debe llegar a todo el público sin excepción. Pero, ¿qué ocurre si tu audiencia es experta en la tecnología en cuestión? O eres muy bueno o te muestras honesto y admites tu ignorancia, pero siempre ofreciendo estar abierto a dejarte asesorar por quienes tienen el conocimiento.

Nunca digas redes sociales; antes era internet, ahora se nombran las redes sociales como canales principales para llegar a los potenciales clientes. Esto es un error, que demuestra que no conoces quiénes son tus usuarios y/o clientes y tampoco cómo y dónde compran. Si tus clientes compran lo que recomienda una revista especializada es tu debes saberlo. Sea cual sea el canal debes estar presente.

La espera se hace eterna; muchas ideas, o más bien sus promotores, esperan a tener el “prototipo definitivo” para lanzarse al mercado. En pocas ocasiones es así. Que nos conozcan resulta complicado, pero imagina que tienes una comunidad detrás, que confía en ti, que sigue atentamente el contenido que creas por ser interesante y útil,…Para hablar sobre un sector concreto no es necesario tener un producto/servicio que vender. Empieza a generar contenido de calidad, cuanto antes mejor.

Espero que te haya resultado de utilidad. Puedes saber más de nosotros y queremos saber de ti. Déjanos tu teléfono y te llamaremos.