Además de conocer perfectamente el problema que intenta resolver tu solución, el comportamiento y necesidades de tus clientes (ya sean reales o potenciales), y tener un MVP o prototipo que valide tus hipótesis de partida, es necesario construir un modelo de negocio que sustente toda esta estructura.

En última instancia, se trata de vender algo a alguien – prestando un servicio/producto de calidad, obviamente – y como en cualquier negocio es necesario tener claros algunos aspectos. Uno de ellos, crítico, es el modelo de negocio.

Un modelo de negocio es un mecanismo que sirve para generar ingresos. Aunque en nuestro programa launchTF vamos a profundizar en dichos mecanismos, vamos a conocer algunos importantes, especialmente para las startups que basan su idea de negocio en Internet.

 business model

 

Modelo Freemium

En estos modelos, el principio fundamental es ofrecer una parte del servicio de forma gratuita, al tiempo que se ofrecen funcionalidades avanzadas o dirigidas a un cliente más profesional y que pagará por ellas.

Se trata de un modelo en el que es difícil tener éxito, pues en gran medida pasa por conseguir un gran volumen de usuarios; usuarios a los que poder convertir en clientes de pago.

Modelo de Afiliación

Las recompensas son el reclamo que impulsa este modelo de negocio. La startup y el afiliado establecen una relación mediante la cual éste último recibe una recompensa por “atraer” un cliente.

La afiliación también pasa por tener un gran volumen de usuarios y clientes.

Modelo por Transacción

El principio está claro, realizar muchas transacciones al día y quedarse con un porcentaje de cada una de ellas. Normalmente se ofrece un coste por transacción más bajo que con un proveedor tradicional, como ocurre en las transferencias bancarias.

 

business model 2

 

Existen muchísimos modelos de negocio, casi tantos como startups e incluso variantes dentro de cada uno de ellos. Lo que hay que saber es cómo vamos a ganar dinero, cuáles son las métricas importantes que aplican y ser consciente de que el modelo de negocio irá cambiando con el tiempo, a medida que aprendemos y conocemos mejor nuestros clientes.