El proyecto educativo de fomento del espíritu emprendedor en edades tempranas, Enseñar para Emprender (EPE) se consolida llegando a su tercera edición. En este año, serán diecisiete los colegios implicados, con una participación de 480 niños y niñas con edades comprendidas entre los nueve y los doce años.

Enseñar para Emprender está impulsado por la Fundación General Universidad de La Laguna y con este tercer año de ejecución se llega a los 1350 menores que habrán aprendido a través de la práctica lo que supone transformar una idea en un proyecto de negocio y las responsabilidades asociadas que eso supone.

En esta edición participan colegios de la zona metropolitana y la zona sur de la isla. Por ello se ha decidido que llegada la primavera sean dos los mercadillos, uno en la zona metropolitana y otro en la zona sur, los que se organicen para que los niños y niñas muestren sus productos e interactúen con sus vecinos y el público que se acerque. La otra gran novedad de esta temporada es la participación del Centro de Educación Especial Hermano Pedro, para el que se han adaptado las actividades de forma que un grupo de menores con necesidades educativas especiales pueda participar en EPE. Si bien, hay que destacar que el CEEE cuenta con una rica trayectoria en la creación de productos artesanales por lo que los participantes se enriquecerán singularmente de la formación referente a los aspectos técnicos de la creación de una cooperativa.

El proyecto consiste en la simulación de la creación de empresas cooperativas, realizando todo el recorrido necesario: desde la conceptualización del negocio, búsqueda de financiación y tramitación administrativa siempre desde un punto de vista lúdico y divertido para ellos. En este proceso los niños y niñas tendrán que ponerse de acuerdo en los aspectos básicos para ello: ámbito, nombre, imagen, productos, formas de producción etc. Finalmente, los escolares se encontrarán en un día de mercado en el que conocerán las cooperativas de otros colegios y en el que venderán sus productos. Todo este itinerario se plantea desde el fomento de valores como el trabajo en equipo, la solidaridad o la igualdad. Además, en todo momento se busca la implicación de sus familias, con lo que el proceso es muy enriquecedor para todos los agentes implicados.

Enseñar para Emprender pretende incluir la cultura emprendedora entre niños y niñas, promoviendo conductas y actitudes de colaboración, coordinación, superación de conflictos y asunción de problemas y responsabilidades. Tras esto se encuentra la convicción de sus promotores de la necesidad de impulsar un cambio cultural hacia la toma de riesgos, la innovación y la emprendeduría desde las etapas educativas más tempranas y que evolucione a lo largo de la trayectoria académica del alumnado.

Fuente: www.fg.ull.es